Tres dimensiones

Dar el salto de las dos dimensiones a las tres dimensiones es fácil. Aunque, a veces, imaginarse los objetos en tres dimensiones es más complicado. Por eso, resulta muy regularesinteresante ver cómo a partir de un plano, se pueden construir figuras tridimensionales. En clase hemos construido cubos, tetraedros, prismas, e incluso prismas inclinados. Hemos aprendido que hay cinco poliedros regulares: el cubo (6 caras cuadradas), el tetraedro (4 caras triangulares), el octaedro (8 caras triangulares), el dodecaedro (12 caras pentagonales) y el icosaedro (20 caras triangulares). Se les llama regulares, porque todas sus caras son polígonos iguales, y en cada uno de sus vértices concurren el mismo número de polígonos.

Pero… ¿aquí se acaba la geometría? ¡No! En el aula del Programa Ciencia en la Frontera hemos conocido que existen muchísimos cuerpos geométricos que no son regulares. Y que muchos de ellos forman parte de la arquitectura, y también de objetos muy comunes, que nunca hubiésemos pensadblack-and-white-footballo que son poliedros. Por ejemplo, hemos descubierto que el balón de fútbol de reglamento no es realmente una esfera. En verdad, es un icosaedro truncrado. Lo que pasa es que al inflarlo mucho, toma el aspecto de una esfera. Y hemos construido aquellos modelos en cartulina.

En esta dirección, podéis conseguir descargar una gran cantidad de modelos de poliedros en papel, para poder después construirlos: http://www.korthalsaltes.com/es

Sólo os hará falta una impresora, papel, pegamento para papel y tijeras.

Esta entrada fue publicada en Matemáticas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *